EL CANDADO DE MI TAQUILLA:

Muy buenas, hace días que llevo pensando en presentaos al candado de mi taquilla. Por una cosa o por otra mi mente siempre logra distraerme y disuadirme de que no lo haga. Hoy, de nuevo, tuve el fuerte impulso de presentarlo y mi mente de nuevo volvió a meterse en mis asuntos del ALMA…

Entonces, mi alma susurró bajito : -Hazle una foto al candado, te gustará que tod@s lo vean una vez que les hayas hablado de él –

Así que pensé…

-¡Eso es! ¡Una foto! Le haré una foto y esa será la prueba de mi intención-
Y aquí estoy yo .. Mas de las 12 de la noche y aún despierta y es raro en mí, porque para los que me conocéis ya un poquito empezais a saber que soy una marmota a ciertas horas de la noche ..
Pues vamos ! Acabemos ya con esto que tengo que dormir.

Mi candado, un día de los que mas prisa tenía para salir del gimnasio, se puso duro, no conseguía girar la llave y mi tiempo se agotaba. Tenía ahí la ropa para vestirme, estaba mojada y liada en una toalla así que ni siquiera podía salir a recepción para que me ayudasen a romperlo…

Un forcejeo y otro, mientras le decía: ¡Maldito candado! ¡Abrete!
Lo apreté, lo jalé, metí la llave bruscamente una y otra vez… Y nada, no se abría 😫
Ya me estaba viendo teniendo que cortarlo, pidiendo ayuda a alguien para destrozarlo y hasta se lo dije en voz alta : ¡Voy a comparar uno nuevo y mejor!

Entonces… Caí en la cuenta de algo: Todas las cosas tienen vibración, no importa si están vivas o no, todo vibra y pensé…, este candado está vibrando en resistencia porque lo estoy tratando muy mal, él tiene bajo su guardia mi ropa y no me la dará hasta que no se lo pida con amor y trabajemos en equipo (sé que parece una locura, pero de verdad que sé también que cuando aceptas que puede haber otra manera de ver las cosas, de sentir y de crear, tu mundo exterior cambia justo en ese momento).

Volviendo al asunto… Susurré sumamente flojito al oído del candado (chic@s el vestuario estaba hasta arriba de mujeres… No iba a permitir que me tachasen de loca por la simpleza de estar desnuda liada en una pequeña toalla y hablando con amor a un candado… 😉 así que le hablé sumamente bajito, Sí💁🏼 )

En fin .. El caso es que le dije -Lo siento, te he tratado mal. Necesito que te abras por favor 🙏🏻🙏🏻 y entonces, volví a meter la llave y la giré con toda delicadeza procurando no ofenderle…

Acto seguido se abrió. Así, sin más.

No lo he cambiado por otro, no lo he roto, no lo he vuelto a zamarrear ni amenazar… Cuando voy algo apresurada y meto la llave con brusquedad mi candado se resiste y me recuerda: ¿En qué frecuencia piensas vibrar Tú esta mañana? Uff Enseguida bajo la fuerza, deslizo la llave suavemente y no falla se abre para mí.

Esta enseñanza de mi candado creo que se puede extrapolar a todo en esta vida y no tiene nada que ver con el exterior, ni siquiera casi con el candado, es nuestro interior lo que lo determina todo.
¿Como estoy vibrando yo? Si te estás haciendo ahora esta pregunta, te responderé que es Muy fácil de saber:

¿La gente te mira con el ceño fruncido? ¿Las llaves se te atascan y se te resisten? ¿El coche se te cala? ¿Los semáforos todos en rojo? ¿El camión lento te tocó delante? ¿Te tropezaste una vez, dos, tres…?, ¿¡4 veces!? ¿Te das golpes con todo al pasar?… Pues ahí está la respuesta 💁🏼, en la respuesta a todas estas preguntas la encontrarás. 

Si cambio de vibración cambio de percepción, Los semáforos verdes, la gente me sonríe, el coche va como la seda, todo parece abrirse y apartarse a mi paso…

Gracias Gracias Gracias querido candado por guardar mi ropa y por la lección aprendida. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies